¿Qué pasaría en un mundo sin normas?

1. Introducción a las normas

Imagina un mundo sin normas, donde su tarjeta de crédito no encajase en un cajero automático o no encontrar la bombilla adecuada para tu lámpara o no poder conectarte a Internet desde tu terminal…

Sin normas, la comunicación entre personas, máquinas, partes y productos sería extremadamente difícil.

Las normas ISO tratan de multitud de temas y son las más habituales a nivel internacional. También existen normas privadas como las normas BRC o IFS de Seguridad Alimentaria; OEA referente a la cadena de suministro, Bandera Azul, SICTED o Q de Calidad Turística en playas (ISO 13009) o turismo, CEPA referente a control de plagas, FSC referente a madera sostenible.

2. Objetivos de la normalización

Los objetivos de un certificado ISO son:

  • Mantener y aumentar la calidad, en los procesos tecnológicos y productivos de la economía. Las normas más habituales son la ISO 9001 para la calidad ISO 14001 para la gestión ambiental y OSHAS 18001 para la seguridad y salud laboral.
  • Contribuir al desarrollo de las industrias mediante la responsabilidad social corporativa (ISO 26000) innovación, el desarrollo, el progreso y a sus actividades con herramientas como la eficiencia energética (ISO 50001), la etiqueta ecológica (ISO 14020) o el análisis del ciclo de vida (ISO 14044) entre otras.
  • Proteger al consumidor, por ejemplo a partir de certificados de producto (ISO 13485 de productos sanitarios) o de servicio (como UNE EN 13816 de transporte de pasajeros) o a través del marcado CE.
  • Facilitar las condiciones para el desarrollo de productos y servicios que cumplan las exigencias de calidad y competitividad de los mercados. Son ejemplo de ello la ISO 39001 de seguridad vial o la UNE 179002 de transporte sanitario o la norma ISO 22000 de seguridad alimentaria.
  • Facilitar el intercambio comercial a nivel local e internacional. A parte de los requisitos normativos de cada cliente, las normas más destacadas son el OEA y la norma ISO 28000.

3. Funciones de las normas ISO

Las funciones básicas de la normalización son:

  • Establecer especificaciones uniformes de calidad de las materias primas, maquinaria de los procesos productivos y productos terminados así como las especificaciones de calidad en la prestación de servicios.
  • Desarrollar métodos y medios confiables para la evaluación de la calidad en la producción.
  • Dictaminar los requisitos de calidad a través de procedimientos y métodos.
  • Desarrollar sistemática a partir de terminología, valores normalizados, sistemas de documentación, codificación e información eficientes y estables para todos los procesos.
  • Implementar terminologías, valores normalizados en el campo científico y tecnológico.